HANS VAN DER MEER TRANSFORMA LA FOTOGRAFÍA DEL FÚTBOL EN ARTE

meer-main-image

No es corriente que se pueda decir sin miedo a una discusión que una persona ha conseguido un estatus legendario en su vida.

Pero no son muchas las veces que la gente lo ve de esa manera, las personas como Johan Cruyff, el jugador radical iconoclasta del fútbol holandés, que falleció el mes pasado a la edad de 68 años. Diferente a la mayoría de jugadores, los talentos de Cruyff no estaban justo atados a las estadísticas que relatan la imprecisa historia de lo que era capaz en un campo de fútbol. Era un jugador y un hombre de ideas, alguien que hizo que el concepto de fuera de campo del Total Fútbol sea una realidad, 48 veces capitán para el equipo nacional holandés y jugador y manager para el Ajax y el Barcelona. La muerte de Cruyff causó una efusión de lágrimas en su país de origen. No ayudó mucho al humor nacional que Holanda no consiguiera clasificarse para el Campeonato Europeo de este verano.

Pero la relación entre los holandeses y el fútbol durará para siempre. El fotógrafo de 61 años Hans van der Meer ha documentado esta relación desde 1995, cuando un periodista del periódico Volkskrant le pidió colaborar en un proyecto acerca de los amateurs del fútbol en su país de origen. Varios otros proyectos basados en el fútbol han continuado pero las fotos reunidas en Dutch Fields son remarcables por su forma de doblarse en retratos del paisaje holandés. Los momentos que Van Der Meer captura, poseen un candor que está lejos de los planos de cerca aburridos de las fotos de acción al nivel de las elites del fútbol que inundan actualmente el internet.



FOTO DE “DUTCH FIELDS” CORTESÍA DE HANS VAN DER MEER

En corto, cuentan historias acerca del fútbol, de la condición humana y de un país que no mucha más gente está interesada en contar. Hablé con Hans sobre Dutch Fields, Cruyff y acerca de la conversión de extraterrestres al juego favorito del mundo.

PHOTO DE “DUTCH FIELDS” CORTESÍA DE HANS VAN DER MEER

¿Eras un gran fan de fútbol antes de empezar a hacer fotos para Volkskrant? ¿Has jugado al fútbol en una época de tu vida?

Hans van der Meer: No soy fan o seguidor de un club especifico – Voy muy poco a los estadios. ¡Pero soy un jugador y aún juego ahora a la edad de 61 años!

Es realmente impresionante. ¿Qué es lo que has visitado en Holanda durante tus viajes para reunir todas las fotos necesarias para el proyecto de Dutch Fields?

Fui a todas las partes del país, buscando principalmente la oportunidad de fotografiar el fútbol con un fondo descriptivo. Eso me permitió ilustrar el hecho que el fútbol es una parte importante de la cultura, enseñando también los paisajes que lo rodean.
 
Hablando de paisaje, Dutch Fields está – como lo sugiere su nombre – basado en gran parte en el campo. ¿Piensas que la magia de las fotos viene del contraste del salvaje bucólico con el fútbol – un deporte que es, como todos los otros, una tentativa del hombre para imponer un sentido del orden en el mundo?

No lo llamaría “naturaleza”, pero más cultura y paisajes. Pero para mí, la magia de este proyecto ha sido que todas mis ideas acerca de la fotografía se reunieron; eso fue una manera muy generosa de comunicar esas ideas. Si lees el texto en mi página web para mi otro proyecto, European Fields, verás que ya publiqué un libro sobre el equipo nacional holandés de fútbol en 1998, con las fotos antiguas en blanco y negro. Han sido un abrir de ojos, en el sentido que el espacio es muy importante para el juego – ¿Cómo puedes olvidarte de eso? Los fotógrafos de deportes no comunican situaciones de fútbol, porque no muestran situaciones reconocibles en el terreno, solo acercan la cámara sobre uno o dos jugadores y una pelota.

FOTO DE “DUTCH FIELDS” CORTESÍA DE HANS VAN DER MEER

Es, en mi opinión, por eso que el fútbol y la fotografía pueden ser una tan bonita combinación, cuando empiezas a imaginar que hubiera podido pasar antes del momento cogido por la cámara, o bien que hubiera podido pasar justo después. Y lo que es fantástico, es que todo el mundo en el mundo entiende estos momentos de fútbol, entonces puedes jugar con una gran memoria colectiva de la gente internacionalmente.

¿Has aprendido algo acerca de la amistad y de la rivalidad cuando fotografiaste Dutch Fields?

Aprendí que somos personas patéticas y grandes actores, que pretenden muchas veces estar fatalmente heridos. ¡Si simulas estar así de herido en la calle, todo el mundo llamaría a los servicios de urgencias! Pero en otro sentido, es esencial: el fútbol es un juego similar a una obra de teatro, pero los jugadores tienden a olvidarlo. No realizan que cuando entran en el terreno, es como entrar en un universo paralelo. La “realidad” aquí, como en cualquier juego, es diferente a la realidad fuera del terreno.

FOTO DE “DUTCH FIELDS” CORSTESÍA DE HANS VAN DER MEER

¿Qué pasa con la necesidad humana de reglas y rituales – te ha llevado Dutch Field a reflexionar acerca de esto?

Los rituales son parte del fútbol amateur, pero más en la manera en la cual copiamos los gestos de los profesionales – saludando al público imaginario, etc…

Holanda es el lugar de nacimiento del “Total Fútbol”, una filosofía que fue famosamente transmitida por Johan Cruyff desde el equipo de Ajax hasta el magnífico equipo del Barcelona de las dos últimas décadas. ¿Cuál ha sido la reacción después de la muerte de Cruyff en los Países Bajos? ¿Y a ese nivel de fútbol holandés amateur, hay o había, cuando fotografiabas en 1995 – aún la necesidad de jugar atacando de manera atractiva e inteligente? ¿O es más básico?

El país estuvo de luto durante una semana, Johan representaba la felicidad y el placer del juego, pero también la belleza. Era una figura icónica, una verdadera leyenda que siempre hablaba enigmáticamente. David Winner ha escrito este libro interesante “Brilliant Orange” acerca de cómo hablamos de fútbol en términos de espacio. Puedes pensar en cada momento de fútbol como un diseño que llega en el espacio de tiempo de solo unos segundos y que desaparece igual de rápido. Las soluciones son definidas por la posición de los jugadores en el terreno. Moviéndose y teniendo una visión de conjunto de las posiciones de cada uno en el terreno en combinación con la habilidad de controlar la pelota, puedes llegar muy lejos con un grupo de jugadores que piensan más o menos igual. Mismo a un nivel amateur. Y eso puede darle a la gente mucha satisfacción – o frustración.

FOTO DE “DUTCH FIELDS” CORTESÍA DE HANS VAN DER MEER

¿Hay algo que hayas visto cuando fotografiabas que no puedas olvidar? ¿Ya sean historias graciosas, reconfortantes, extrañas o depresivas?

Lo más gracioso era hablar con los señores mayores en los partidos acerca de situaciones legendarias de sus pasados, una manera muy autentica de reunir una historia oral. El fútbol está muy presente en la memoria de la gente cuando jugaron en algún momento de su vida.

¿Has tenido que levantarte temprano para llegar a los partidos a tiempo?

Estaba siempre a tiempo, me presentaba y me aseguraba siempre de que nadie estuviese distraído por mí, subido a mi escalera – los jugadores no necesitaban ningún ánimo extra para perderse en el juego.


FOTO DE “DUTCH FIELDS” CORTESÍA DE HANS VAN DER MEER

El fútbol es parte ahora de la vida diaria. Pero tus fotos lo hacen parecer surreal y de otro mundo. ¿Si los extraterrestres visitaran la tierra, y que uno de ellos te preguntara de explicarle porqué el fútbol es tan querido, cuál sería tu respuesta?

Es curioso que la dimensión del terreno y su diseño parezcan entrar dentro de las reglas de la proporción áurea; hay una belleza especial en eso. No lo puedes mejorar, es perfecto.


FOTO DE “DUTCH FIELDS” CORTESÍA DE HANS VAN DER MEER

¿Qué nos dice la manera en la cual juegan los holandeses al fútbol acerca del país en su conjunto?

Pues que somos gente pragmática, pero creativa en diseño y creando espacio. Y también que pensamos como un colectivo – la colaboración siempre ha sido importante para los holandeses.

¿Finalmente, sobre qué proyectos estas trabajando y cuáles son los del futuro?

¡Ha, estoy haciendo un proyecto sobre las vacas!

Gracias, Hans.